La salida voluntaria es uno de los derechos que tiene el individuo en proceso de deportación. Es un proceso el cual se solicita, pero el mismo, le permite salir de los Estados Unidos sin sufrir las consecuencias legales de una orden de deportación. La persona asume la responsabilidad económica de salir del país para la fecha pautada por el gobierno. Al hacer esto, es posible que pueda regresar a los Estados Unidos con visa en un futuro. No todos son elegibles, particularmente aquellos envueltos en actividades terroristas o tienen un delito.

Por otro lado, si durante el proceso de deportación, la corte determina que el individuo no es admisible, la persona no podrá entrar a los Estados Unidos por 5 años a partir de la fecha en que es removido. Así mismo, si la corte ordena que la persona sea deportada luego de las vistas del proceso de deportación, la persona no es admisible por 10 años.

Este boletín informativo de servicio a la comunidad es traído a usted gracias al Abogado Manuel Solís. para mayor información hable al 1-888-370-7022.