Desde el punto de vista migratorio los turistas que exceden el número de días de estancia permitida se convierten en indocumentados. A partir de ahí si entran en contacto con una autoridad migratoria pueden ser expulsados inmediatamente o deportados.

Existen posibilidades de legalizarse, pero tampoco tantas. Lo mejor siempre es salir del país dentro de plazo o pedir con tiempo una extensión o un cambio de visa, los que entraron sin visado no puede hacer ni una cosa ni otra, para ellos sólo cabe la opción de salir de Estados Unidos.

Y hay que evitar juegos que pueden costar muy caros, como ingresar de turista, casarse inmediatamente con un ciudadano y pedir un ajuste de estatus. Inmigración puede decidir en esos casos que se está ante un caso de fraude de visa y a partir de ahí es prácticamente imposible arreglar la situación.

Este boletín informativo de servicio a la comunidad es traído a usted gracias al Abogado Manuel Solís. para mayor información hable al 1-888-370-7022.