Tras una demanda entablada en 2014, Un juez federal de Seatle, Washington, aprobó convertir la demanda en colectiva para definir que menores migrantes indocumentados tienen derecho a un abogado de oficio durante las audiencias de deportación.

Thomas Zilly abre las puertas para que los demandantes consigan que miles de menores migrantes que llegaron a estados unidos en busca de asilo, que viven en la costa oeste y no puedan pagar un abogado, peleen sus casos y puedan quedarse en el país.

La demanda rechaza que el gobierno federal no provea asistencia legal a los migrantes cuando estos no tienen los recursos para costear su defensa.

Este boletín informativo de servicio a la comunidad es traído a usted gracias al abogado Manuel Solís para mayor información llama al 188-370-7022